Abandono y traslado de expediente ¿Culpa del centro o del estudiante?

Un tema que acompaña estas primeras semanas del curso en especial en las instituciones de educación superior, es el de los traslados de centros educativos.
Las primeras semanas son claves en el refuerzo del alumno de su decisión tomada en cuanto a centro y titulación elegida. Y prueba de ello son los alumnos que abandonan los estudios en los primeros momentos del curso. En los últimos años el porcentaje de abandono en los centros de educación superior ha ido en aumento. Según el informe anual de la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CYD) aplicado a 84 campus españoles (50 públicos y 34 privados), la tasa de abandono era de un 19% en el curso 2011/2012 y creció a un 22,5% en el curso siguiente.
Las causas del abandono son diversas: si el abandono se produce a mitad del curso, lo más probable es que esté relacionado con la financiación, pero si se produce en el primer mes, puede ser debido a que el alumno sienta que se haya equivocado de centro o de titulación elegida. En centros públicos la disponibilidad de plazas condicionan la elección del alumno que no disponen de mayores alternativas. Sin embargo, en las instituciones privadas puede ser resultados de un proceso de orientación errado, con falta de información respecto de los planes y programas de estudio.
En estos dos últimos casos, las instituciones además de trabajar en el student journey del que hablábamos en el post pasado, deberán trabajar en sus procesos de admisión y orientación académica y responder a las promesas que hacen en las admisiones.
¿Qué hacer para evitar un cambio de centro del alumno?
-Si un centro educativo se enfoca casi exclusivamente en la admisión del alumno, puede producirse una equivocada labor de orientación académica que los alumnos necesitan. Las instituciones deben poner   énfasis en una orientación vocacional efectiva al alumno y un análisis de sus competencias que le ayude a descubrir qué carrera es la que se ajusta más a su proyecto profesional. En el proceso de admisión las entidades prometen una labor de orientación, pero en la práctica no se da de manera profunda. Dedicar recursos a ello puede ser una inversión para disminuir la tasa de abandono del centro.
Debe planificar y hacer un proceso de admisión integral que contemple un protocolo de acción en los casos de abandono.
Ser realmente diferentes. A la hora de elegir la institución, los alumnos no encuentran una diferenciación real en los procesos de admisión, que aporten valor tanto para el alumno como para la institución. Es recomendable establecer identidad propia en el proceso de admisión y que estos encuentren coherencia en sus respectivos canales de difusión.
-Si el abandono ocurre, las instituciones de educación superior deben estar preparadas para ofrecer alternativas serias, rápidas y eficaces al estudiante.
Volviendo al estudio antes citado, nos quedamos también con una de sus recomendaciones finales en cuanto este tema: “Para evitar el abandono las instituciones educativas deben atraer al mejor profesorado y al mejor alumnado nacional e internacional, mejorar la estabilidad en la contratación de personal docente e investigador extranjero, e impulsar la movilidad del profesorado y la interacción universidad-empresa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.