¿Cómo tiene que ser un espacio maker?

7 cosas que deberías saber sobre los Makerspace en educación

Tanto las artes como las ciencias se están subiendo al carro del makerspace, una nueva energía se está construyendo alrededor de los trabajo de colaboración multidisciplinares. Ésta es la esencia del espacio maker. Aprende aquí cómo y por qué.
maker_space_innovaespacios
En innovaespacios nos gusta estar al día para llevar a las aulas las tendencias más innovadoras y hacer que nuestros peques crezcan en entornos enriquecedores y estimulantes que se ajusten a las necesidades del SXXI.
Uno de estos espacios innovadores que colegios de todo el mundo empiezan a tener son los llamados “espacios maker”. Algo así como un taller con variedad de herramientas y materiales para que los estudiantes puedan materializar sus ideas. Suena tan maravilloso como es.
En el post de hoy os contamos algunos consejos sobre cómo tiene que ser un espacio maker en un colegio, información que hemos aprendido del estudio realizado por EDUCAUSE, y del que podrás leer más cosas aquí.

1. ¿Qué es un makerspace o espacio maker?

Es un espacio físico, que puede ser tanto un aula como un pasillo o un patio, donde los estudiantes se reúnen para compartir conocimientos y materiales de trabajo, donde pueden trabajar en proyectos que han pensado, y, en el mundo de los adultos, es un espacio ideal en el que hacer networking y construir cosas.
Los espacios maker proporcionan herramientas y materiales en el entorno de una comunidad, puede ser educativa, familiar, de ocio, de trabajo… En ocasiones hay asesores expertos que pueden estar disponibles pero lo enriquecedor en este tipo de espacios es que los principiantes reciban ayuda de otros usuarios.
El makerspace se asocia a menudo con campos como la ingeniería, la informática, el diseño de producto y el diseño gráfico. El concepto emerge de la cultura maker, asociado con la revista Make y las ferias de makers que promueven. Esta idea de un espacio de colaboración para los esfuerzos creativos ha calado especialmente en el ámbito de la educación, donde la combinación informal de laboratorio, taller y aula forman un argumento convincente para el aprendizaje a través de la práctica y la exploración.

2. ¿Cómo funciona un espacio maker?

Concebidos como lugares para la experimentación tecnológica y el prototipado de ideas en los que inventores individuales autodirigidos y equipos creativos utilizan los recuersos disponibles en el espacio para crear. Muchas veces se suman servicios gratuitos o de pago, basados en campos distintos de la ingeniería y la tecnología, como las impresoras 3D o cortadoras láser.
Es importante que los Makerspace estén abiertos para actividades informales y no programadas, para que los usuarios puedan hacer uso de las instalaciones cuando su estatus creativo se lo requiera.
Materiales tales como cartón, plástico, metal, engranajes, madera, y pilar suelen estar cerca, y las herramientas disponibles pueden incluir cualquier cosa, desde una máquina de soldar hasta una impresora 3D.
3d_printer_maker_space
Es cierto que algunos materiales y herramientas son emblemáticos de los makerspace, como los microcontroladores y las impresoras 3D, recursos muy valiosos para la creación rápida de un prototipo. Con la proliferación de este tipo de espacios, se ha ido añadiendo elementos a los espacios maker como caballetes de pintura, máquinas de coser, pistolas de silicona…
Al ser un espacio dirigido a todo el que quiera experimentar, los makerspace han pasado a ser lugares para el auto-aprendizaje informal, enfocado como un área de juego donde dejar volar la imaginación y poder escuchar a compañeros con intereses similares.

3. ¿Quién lo lleva a cabo?

El origen de este tipo de espacio lo encontramos en el Milwaukee Makerspace, que además tiene sus reuniones abiertas al público (por si pasas por Milwaukee!)
En España, desde innovaespacios te ayudamos a crear tu MakerSpace en tu centro, adaptándonos a los usuarios que vayan a disfrutar de este centro neurálgico del aprendizaje aplicado.
Ya hay muchos colegios y universidades que cuentan entre sus instalaciones con un espacio de este tipo, que apoyan muy positivamente a la educación por el intercambio de conocimientos que sucede.

4. ¿Por qué necesitamos espacios Maker en la educación?

Si unimos el carácter práctico del espacio, las herramientas y las materias primas que apoyan la creación, obtenemos el taller definitivo que fusiona la teoría y la práctica, para personas que aprenden mejor haciendo, lo que en inglés se conoce como Learning by doing.
En innovaespacios sabemos de buena tinta que al introducir estas iniciativas en los centros, hemos visto cómo las habilidades de intercambio de conocimiento de los estudiantes hacen que el ambiente de estudio se dinamice, enriqueciendo la calidad curricular del alumno. La cohesión de la comunidad educativa dará frutos tales como la conexión interdisciplinar entre alumnos y profesores, y una asistencia mutua producto de la actividad del espacio Maker.
art-423530_1280
Promover el pensamiento y aprendizaje multidisciplinar, enriquece los proyectos que se construyen y el valor de los centros educativos como espacios de crecimiento personal.

5. ¿Tienen desventajas estos espacios?

Si tuviéramos que señalar alguna desventaja de este tipo de lugares, el elevado coste de algunos de sus componentes y la posible peligrosidad de trabajar con algunas máquinas sería el punto débil.
Las impresoras 3D o las cortadoras láser necesitan de una variedad de medios que encarecen el proyecto considerablemente. Si además contamos con fresadoras, tornos, herramientas de soldadura o para cortar madera y metal, el precio del maker space se eleva.
3d_printer
Pero en innovaespacios somos especialistas en ver la oportunidad en el punto débil y es que este tipo de máquinas tienen muchos años de vida. Cuando un centro se propone llevar este campo de innovación a sus instalaciones, está haciendo una inversión a largo plazo, que ayudará a que los estudiantes salgan muy cualificados para la vida real, con cerebros mucho mejor estimulados por haber tenido contacto con el trabajo manual.
Queremos estudiantes que sepan desarrollar pensamientos y convertirlos en realidad, los espacios maker son sin duda el centro neurálgico del aprendizaje informal. La mayor el valor de un makerspace radica en su carácter informal y su llamamiento al espíritu de invención, nos ayudan a salir de las actividades estudiantiles tradicionales que silencian la experimentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.