Competencias digitales en los profesionales de la docencia

Competencias digitales en los profesionales de la docencia

El mundo ha cambiado y la educación, también. Ha sido un proceso evolutivo paulatino que ha hecho ir mejorando procesos a la vez que la sociedad cambiaba, junto con el alumnado de los centros educativos y sus necesidades.

 

Del mismo modo que no se estudia hoy en día lo mismo que hace 20 o 30 años, el modo de enseñar debe cambiar al ritmo de las nuevas corrientes y si hay una ola a la que el profesorado debe subirse sí o sí, esa es la digitalización.

 

Los profesores, así como los centros formativos tienen la responsabilidad de hablar en el lenguaje del alumnado a quién se deben y, por eso, ya no es suficiente con conocer la materia, contar con aptitudes docentes y estar capacitados para tratar a diario con mentes dispuestas a absorberlo todo.

 

A día de hoy existen otras competencias sin las que ningún centro puede sobrevivir: las competencias digitales.

 

Tanto es así, que desde la Comisión Europea se han establecido necesidades básicas en esta materia, estableciendo los conocimientos que el profesorado debe atesorar para ser eficiente y apto.

 

En este artículo vamos a hablar de las cinco áreas establecidas por este organismo y descubrir el modo de adaptar tu centro y tu personal docente a cada una de ellas.

Área de competencias 1: Información y alfabetización

 

Esta primera área está basada en las capacidades, no solo de identificar y obtener información, sino también de analizarla y organizarla teniendo en cuenta su utilidad y relevancia docente.

 

Se desglosa en tres puntos claves que son:

 

  • Navegación, búsqueda y filtrado de contenidos. Empleando distintas fuentes, buscadores e identificando la información relevante.

 

  • Evaluación crítica de información y contenidos digitales educativos. Esta competencia se basa en la capacidad de contar con un pensamiento crítico y centrado en la experiencia formativa, para juzgar de manera eficaz los contenidos encontrados.

 

  • Almacenamiento de información, organizándola para recuperarla de manera efectiva. Orden y responsabilidad en el tratamiento de la información, generando sistemas de almacenamiento que puedan ser entendidos y den acceso a la comunidad que va a emplearlos, en su conjunto.

Área de competencias 2: Comunicación y colaboración

 

Si la primera área se relaciona con la búsqueda neta de contenidos, este segundo punto está vinculado al modo en el que establecemos los criterios de colaboración y cómo compartimos el conocimiento encontrado.

 

Dentro de estas competencias, se engloban algunas de las más básicas en la presencia online.

 

  • Compartir conocimientos con otros usuarios de las tecnologías de la información, incluso convirtiéndose en altavoz de información relevante para otros usuarios, difundiéndolos cuando se estime pertinente.

 

  • Interactuar mediante medios digitales o lo que es lo mismo, tener la capacidad de generar conversaciones que ayuden a desarrollar estrategias educativas más eficaces.

 

  • Participar online, implicándose en la comunidad digital para ayudar al autodesarrollo social y la colaboración en el desarrollo del potencial tecnológico.

 

  • Del mismo modo, emplear las herramientas digitales en el desarrollo profesional, que faciliten las reuniones y el trabajo en equipo.

 

  • Aplicar siempre la NETiqueta, o dicho de otro modo, contemplar siempre una conducta educada y correcta, respetando las normas virtuales y protegiendo a los demás de posibles riesgos.

 

  • Crear y gestionar la identidad digital propia en distintas plataformas, sabiendo protegerla y mantener una reputación online impecable.

Área de competencias 3: Creación de contenidos digitales

 

Habiendo aprendido a recopilar información relevante, a categorizarla y el mejor modo de compartirla y formar parte de la comunidad digital existente, nos adentramos ahora en una fase más experta: la creación de contenido propio.

 

Contar con competencias digitales implica no solo nutrirse de la información existente, sino desarrollar la capacidad de generar nuevos contenidos que puedan aportar al alumnado una información más completa.

 

Por ello, aptitudes como la creatividad y el pensamiento crítico están muy relacionadas con esta área competencial.

 

Para poder afirmar que dominamos este tercer punto, tenemos que ser capaces de:

 

  • Desarrollar contenidos propios en diversos formatos multimedia, así como editarlos para mejorar los existentes.

 

  • Reelaborar e integrar contenidos preexistentes, combinándolos con propios de cara a crear algo nuevo y creativo.

 

  • Conocer y aplicar de manera ética los derechos de autor y licencias, que vetan algunos contenidos, y respetarlos rigurosamente.

 

  • Estar al día de las nuevas aplicaciones, programas informáticos y novedades de dispositivos.

Área de competencias 4: Seguridad

 

El miedo al mundo online es una constante desde que Internet llegó a nuestras vidas y, mucho más desde que se generalizó su uso en todos los ámbitos de población.

 

Consideramos que los más jóvenes no disponen de las herramientas necesarias para protegerse de ataques, contenidos tóxicos y personas mal intencionadas en un universo en el que el anonimato protege al delincuente.

 

Por ello, esta área es vital si queremos conseguir unas competencias digitales completas, porque de nada sirve que sepamos navegar, sumergirnos hasta lo más inhóspito para recopilar información y ser capaces de crear los contenidos más creativos, si desconocemos el modo de protegernos durante cada inmersión.

 

Ser competente en esta área implica saber cómo:

 

  • Proteger efectivamente los dispositivos que empleamos, así como los contenidos generados.

 

  • Proteger la información personal, respetando no solo nuestra propia privacidad e integridad, sino también la ajena de ciberacosos, fraudes o amenazas.

 

  • Proteger la salud mental y física del uso de las nuevas tecnologías.

 

  • Proteger siempre el entorno, conociendo los riesgos medioambientales del uso tecnológico y minimizando su impacto.

Área de competencias 5: Resolución de problemas

 

Llegamos ya a la última área de competencias en el campo educativo y se trata de la resolución de problemas.

 

En general, hablamos de poder identificar necesidades, tomar decisiones digitales basadas en los conocimientos, resolución de problemas mediante el uso de las nuevas tecnologías y, sobre todo, mantenerse siempre actualizados.

 

En este sentido, dividiríamos esta área en cuatro competencias:

 

  • Problemas técnicos y la capacidad para resolverlos, desde los más básicos hasta los más complicados de nivel experto.

 

  • Necesidades técnicas. Analizar e identificar las distintas necesidades que puedan surgir en materia digital, tanto a nivel personal, como global del centro y ser capaz de aportar soluciones.

 

  • Innovación tecnológica. Hemos hablado de creatividad en áreas anteriores y aquí también es necesaria, para ser capaz de expresarse digitalmente innovando los procesos existentes y generando nuevos conocimientos.

 

  • Apoyar a los demás a alcanzar unas competencias digitales plenas, ayudando a desarrollar potencial ajeno.

Criterios de autoevaluación

 

Cuando hablamos de competencias, siempre nos referimos a algo que no es nativo de cada persona si no que debe desarrollarse progresivamente en el tiempo.

 

Es por eso, por lo que cada uno de los profesionales docentes de cada uno de los centros educativos de este país (y de cualquier otro) se encuentra en un punto de desarrollo en cada área y en cada competencia asociada a la misma.

 

De ahí que, para poder aclarar cuáles son las fortalezas y debilidades individuales y trabajar mejorando unas y potenciando otras, se hayan establecido unos baremos de puntuación de cada área.

 

Basándose en el sistema internacional de valoración de las lenguas, la Comisión Europea ha establecido los niveles entre el A1 y el C2. Según su criterio, cada persona debe autoevaluar el escalón en el que se encuentra.

Como podemos apreciar tras conocer todas las áreas marcadas, la competencia digital docente plena, va mucho más allá de conocer el manejo de las nuevas tecnologías.

 

Se trata de un compendio de capacidades que se trabajan y desarrollan, del mismo modo que el mundo digital no deja de avanzar.

 

Desde Innedu trabajamos con los centros educativos para que alcancen estas capacidades, tanto a nivel directivo como del claustro de profesorado, para adaptarse, no solo al nuevo escenario actual, si no a una sociedad en continuo avance digital.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Copy link
Powered by Social Snap