Evento sobre nuevos espacios educativos

El pasado 26 de febrero la Fundación SM y el Instituto Relacional organizaron un evento sobre Espacios Educativos Singulares en MediaLab Prado Madrid, entrevistamos a uno de sus organizadores para que nos cuente cómo y por qué de este evento:

Juan Miguel Muñoz.  Maestro, Pedagogo, Animador sociocultural. Co-director del ODITE (Observatorio de Innovación Tecnológica y Educativa) Cofundador de la red CEL Working.

¿Puedes explicarnos en qué consistió el evento?

El objetivo de la sesión consistía en trabajar en grupos para definir y concretar tres propuestas de acción orientadas a desarrollar Espacios Educativos Singulares con criterios de aplicabilidad a la realidad actual de los centros educativos.

La jornada se dividió en dos partes. Por la mañana se reunió el grupo de trabajo original con un grupo de expertos invitados para completar ideas. En la sesión de la tarde asistieron el grupo de trabajo original, los “invitados expertos” y un grupo de invitados educadores en activo en diferentes áreas, niveles y responsabilidades educativas.

Nuestro propósito era comprender, desde distintas miradas, cómo construir y usar los espacios educativos, tanto virtuales, como físicos, que faciliten la relación y el aprendizaje.

¿Cómo surge esta iniciativa y quienes son los precursores?

El germen, surgió en una conversación entre Joan Quintana (Director del Instituto Relacional) y yo mismo (Co-fundador de CEL Working, una red de emprendedores). Estábamos hablando sobre educación, relaciones educativas, nuevas metodologías, tecnología… y aparecieron “los espacios de aprendizaje”: lugares físicos y virtuales en los que, de manera singular, cada uno de nosotros conforma su base de operaciones para aprender.

La idea la comentamos con Javier Palop (Director de la Fundación SM) quien tenía una percepción muy similar a la nuestra, le gustó la idea de investigar, pensar y repensar sobre el tema y desde una perspectiva multidisciplinar. Posteriormente contactamos con Marta Cabré, profesora de la Universitat Ramon Llull, que está haciendo la tesis doctoral sobre los espacios educativos. Y así nació el grupo motor de este proyecto.

¿Qué visión tienen los expertos que asistieron al evento sobre el tema a tratar? ¿y los docentes? ¿Difiere mucho la visión de unos y otros?

Pues las visiones son muy convergentes. Existen algunas acepciones semánticas de algunos conceptos que hacen que entendamos cosas distintas cuando nos referimos a algún término concreto. Por ejemplo, los arquitectos más que de espacios prefieren hablar de lugares, pero para los docentes y los pedagogos lugares tiene un connotación más amplia y, en algunos casos, externa o ajena al espacio educativo convencional. Pero esencialmente, todos los asistentes coincidimos mucho en la importancia de tener en cuenta la importancia de los espacios, tanto presenciales como virtuales, en los proyectos educativos de los centros.

¿Qué impacto crees que tiene el rediseño del espacio en el proceso de aprendizaje?

Si partimos de la idea de que la emoción es clave en cualquier aprendizaje, el aula es el espacio común donde la relación con los otros la hace brotar porque es el lugar donde vemos al otro y somos vistos por los otros; donde reconocemos y somos reconocidos; es el espacio de intercambio de experiencias e influye de manera innegable en cómo aprendemos a pensar, a sentir y a convivir.

Por eso es tan importante crear espacios capaces de acoger a las personas, hacer que se sientan a gusto, favorecer las relaciones positivas, potenciar emociones.

¿Cuándo piensas en espacios ideales de aprendizaje qué te imaginas?

Espacios abiertos, muy funcionales y luminosos (pero oscurecibles para determinados momentos y actividades, amplios). De colores diversos: estimulantes para actividades creativas o de tipo físico, o que inviten a la reflexión, el recogimiento, el estudio, la investigación…Espacios que permitan modularlos, hacerlos más grandes o más reducidos. Espacios en los que se puedan crear ambientes diferentes adaptados al tipo de actividad que se realice.

Espacios con buena conectividad, donde la tecnología sea omnipresente de manera invisible.Con buena acústica. Donde tenga cabida una convivencia permanente con la naturaleza, aunque sea a través de plantas, árboles en al patio, un huerto escolar, un invernadero…

Para vestir todo lo anterior imagino mobiliario ligero, movible, multiusos, con más madera que metal, de formas redondeadas más que angulosas… espacios donde la música y el arte tengan un papel relevante, de acompañamiento y potenciación del aprendizaje y que, a la vez, sirvan como elemento transversal para cultivar las emociones, la sensibilidad y los valores.

¿Crees que tienen cabida en España?

¡Por supuesto! Y resulta paradójico que en una sociedad tan cambiante como la de comienzos del siglo XXI, las aulas apenas hayan cambiado de configuración en más de cien años. Pero primero tenemos que tener claro que hay que cambiar el paradigma del profe que enseña por el del alumno que aprende. Entonces descubriremos que hay que cambiar muchas cosas, no sólo los espacios, pero también los espacios, porque pasarán a ser el tercer lado del triángulo educador: familias, docentes, espacios.

Y “querer es poder”, así que si hay voluntad se pueden hacer muchas cosas. Y no estoy diciendo que todos los colegios tengan que acometer grandes obras, ni siquiera creo que haya que hacer reformas mayores. En la gran mayoría de centros eso va a ser imposible. En muchos casos bastará con cambiar el color de una pared, poner o quitar cortinas, abrir puertas, utilizar pasillos, poner pintura para poder escribir en las paredes, cambiar la distribución del mobiliario escolar o la orientación de la clase, personalizar los espacios…

¿Podrías darnos un titular tras el evento?

¿Qué tal “El espacio se reivindica como el tercer educador”?

Gracias Juan Miguel por esta fantástica entrevista y tu tiempo dedicado a ella.

Por parte de InnovaEspacios asistió Johanna P. Strand,  y nos deja su testimonio y opinión sobre el evento:

Como parte de una mesa de trabajo compuesta por arquitectos, especialistas en espacios educativos y directores de centros escolares, participé en el evento.

El aprendizaje no ocurre de manera aislada sino en interacción con el contexto, con los demás y con el espacio. El proyecto educativo y los valores de un centro se hacen tangibles y visibles a través de sus espacios. El proyecto educativo por tanto debe ser el que marca las líneas de actuación. Debe de existir un diálogo entre el equipo que dirige el proyecto educativo y los arquitectos. Ésta es sin duda la primera conclusión a la que llegamos.

El siguiente paso sería llevar a cabo este diseño de espacios, por lo que nos preguntamos sobre cuál sería el modelo a seguir. Partiendo de la premisa de que los usuarios de los espacios arquitectónicos saben más que los arquitectos sobre el tipo de edificios que necesitan, conviene involucrarles desde el principio, de manera estructurada y mediante un proceso como puede ser el del Design Thinking. A su vez, los usuarios necesitan de la guía de expertos para hacer realidad sus ideas, de manera a que el proyecto sea viable. Es decir, no solo debe de haber diálogo, sino que éste debe iniciarse muy pronto en el proceso.

Los centros educativos españoles están en estos momentos inmersos en un proceso de renovación pedagógica. Metodologías activas como el Aprendizaje por Proyectos (ABP) o el Aprendizaje Cooperativo, van de la mano de la reestructuración de los espacios y de los horarios y de las formas de trabajo y colaboración. Los edificios escolares actuales parecen ajenos a esta transformación. No son instructivos en sí mismos, no requieren de, ni fomentan, ninguna competencia, no despiertan conciencias, ni curiosidad… Estos edificios tienen un “currículum oculto”, son la viva imagen de una concepción obsoleta del aprendizaje, una concepción inadecuada a nuestros tiempos. La aportación de la Pedagogía redundará en la realización de un proyecto sostenible y apropiado a las necesidades y objetivos educativos del centro. Iniciativas como la de este evento, abren un espacio más de diálogo para que los expertos empiecen a construir este lenguaje común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.