La educación en España tira del carro


Hay que reconocerlo. Somos ingratos. Está presente en nuestras vidas desde pequeños y cada vez hasta más avanzada edad, con la irrupción de las tecnologías, pero no le damos la importancia que merece. La educación forma parte casi de la mitad de nuestras vidas y sólo nos preocupamos de ella cuando nos afecta directamente o cuando algo va mal.

Pero sigilosamente, es un sector que ha manifestado un crecimiento sostenido  en nuestro país incluso en los peores años de la crisis. Por eso, desde el Instituto de Innovación en Negocio Educativo, INNEDU, celebramos que las últimas cifras entregadas por el Ministerio del Trabajo, pongan en segundo lugar al sector educativo después de la Construcción. Es el sector que más ha generado empleo en España, con 1.041.734 puestos de trabajo en 2018, un 7,44% más respecto de 2017.

Es un sector que, junto con el de la sanidad, situada en el tercer puesto* tiene algo de mágico, de vocacional y que resulta muy gratificante: trabajar para dar a las personas nuestro conocimiento y que con él, puedan desarrollarse personal y profesionalmente. Visto así resulta imbatible como sector.

UbP4eovJhIbbjIgSrB1S1X1qZOEGPmNMoLXNyaQaoHMbemfIZsccdMAVLiAjGr-PgFEeejXltBAwDECYrMMB4p4uXF3C8oUA-A8KayGGtvVd7EYH24C3cAl6EC0IhNbqol9mYmFdxdYbM8xlJEJ_dA0GAuccefxxtGZSVqLfyQzqL7AUtlj0dUCFys67uoV2vFMXCuNCH35rN9jxauZO_aVmxZON7dwx.jpg

El auspicioso dato nos invita a pensar dos cosas: por un lado que, desde el ámbito público ha llegado la hora de abrir la mano a nuevas plazas y, por otra parte, que el sector privado se está moviendo gracias al crecimiento económico del país. Y también a que se están haciendo las cosas bien.

Pero no debemos olvidarnos de algo que creo que nos está lastrando como país desde hace muchos años: necesitamos ir más de la mano todos en el tema de la educación, necesitamos un pacto de estado por y para la educación que sea duradero y que nos ponga a todos de acuerdo en el modelo que queremos para quienes vienen por detrás que, recordemos, son los que en unos años tienen que sostener el sistema.

Ya lo dice Sonia Díez, en su libro “Educacción” , remarcando la importancia de un gran pacto por la educación “urge un remedio efectivo y un proyecto a largo plazo. No sirven más parches. Si estamos de acuerdo en que la educación es un asunto tan importante ¿por qué no la situamos de una vez en la carpeta de temas urgentes y le dedicamos la atención y los recursos que hagan falta?”.

Esta semana se celebra en Londres, el gran encuentro de la innovación educativa, el Bett. En el mundo anglosajón los límites entre la administración y la gestión de centros públicos y privados goza de autonomía y los consensos sirven para avanzar hacia una educación de calidad.

En los próximos días se celebrarán en nuestro país eventos importantes como el AULA 2019, también oiremos hablar de educación en el clima pre electoral autonómico que se avecina. Tanto en uno como en otro escenario, sería fundamental escuchar debates serios en torno a la orientación y al modelo educativo que debe adoptar el país en todos sus niveles, aprovechando las cifras de crecimiento en empleabilidad en el sector.

Si a esta buena noticia de crecimiento sectorial no le acompaña lo más pronto posible la de un gran acuerdo por y para la educación, esto simplemente será una cifra macroeconómica para la hemeroteca, un hecho aislado. Y una pena.