Las inteligencias múltiples en el aula

Inteligencias múltiples en el aula
iimm_innovaespacios
“Papá, ¿te acuerdas de antes de que cumpliera los cinco años? Desde los tres a los cinco años era una llorona. Lloraba todos los días. El día que cumplí cinco años decidí que no lloraría más. Es lo más difícil que he hecho en mi vida. Y si yo puedo dejar de lloriquear, tú puedes dejar de ser un cascarrabias” (Seligman, 2011)
Aunque el padre y prestigioso psicólogo americano decidió cambiar,  advirtió algo todavía más importante: la educación de su hija no pasaba por corregir sus defectos sino por desarrollar esa fortaleza ya mostrada de forma precoz que permitiera desenvolverse de forma adecuada por la vida.
Ésta, es la gran revelación que el psicólogo y escrito estadounidense, Martin Seligman tuvo en una conversación con su hija de cinco años.
Normalmente se identifican las fortalezas de los niños en lugar de las carencias y lo cierto es que aunque todos somos diferentes, con cerebros únicos y singulares, la escuela nos ha considerado tradicionalmente iguales. Educados bajo una única forma de aprendizaje, basada en los test de inteligencia, en lugar de promover el desarrollo académico del estudiante, descontextualizan y alejan de la realidad a los alumnos, sedientos de una aplicación práctica de sus conocimientos.
La teoría de las inteligencias múltiples de Gardner
Howard Gardner ha sostenido que el concepto tradicional de inteligencia es limitado y que realmente estamos dotados de múltiples inteligencias, todas ellas importantes, que la educación debe considerar equitativamente para que todos podamos optimizar nuestras capacidades individuales.
En la práctica, no todos aprendemos de la misma forma ni tenemos los mismos intereses y en un mundo cambiante como este del SXXI, en el que la diversidad de información es una realidad, la elección resulta inevitable.
Las implicaciones educativas de la teoría de las inteligencias múltiples son enormes. Está sugiriendo a los docentes la necesidad de aplicar estrategias pedagógicas más allá de las meramente lingüísticas y lógicas que predominan en las aulas tradicionales y de adoptar enfoques creativos que se cumplan los requisitos que estas estrategias dinámicas requieren.
inteligencias-multiples-howard-gardner
Los nuevos tiempos requieren entornos que fomenten la creatividad y la colaboración.
La Teoría de las Inteligencias Múltiples no duda en la existencia del factor general de la inteligencia g; lo que duda es la explicación de ella. Gardner considera la importancia de la herencia y las experiencias ricas; por ejemplo, la educación, un ambiente feliz en casa… como expresó en una conferencia en el año 1999:
“An intelligence is a biopsychological potential that is ours by virtue of our species membership. That potential can be realized to a greater or lesser extent as a consequence of the experiential, cultural, and motivational factors that affect a person” (Gardner, 1999)
howard-gardner_innovaespacios
Identificar las inteligencias múltiples de los alumnos
El desarrollo de un perfil de las inteligencias múltiples de los alumnos de una clase no resulta sencillo. Esa evaluación requiere de un proceso continuo de observación que permita ir recopilando información útil, bien sea reuniendo informes, diarios, hablando con los padres, con otros profesores, y lo que suele resultar de mayor utilidad, preguntando a los propios alumnos.
La teoría en la práctica
Gardner sugiere opciones interesantes para la planificación de las unidades didácticas y de los programas escolares. La mejor forma de enfocar el desarrollo curricular asumiendo la teoría de las inteligencias múltiples será planificando las unidades didácticas teniendo en cuenta las diferentes inteligencias, aunque no es necesario diseñar las clases  considerando las ocho áreas es recomendable que el espacio esté acondicionado para ello. En próximas entradas hablaremos sobre las ventajas del espacio educativo flexible.
A nivel práctico, las unidades deben tener un planteamiento interdisciplinario, favorecer el trabajo colaborativo y relacionar el conocimiento puramente académico con los intereses extraescolares.
Si te ha gustado este post, te recomendamos leer el estudio realizado por Alicia Marie Shannon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.