Los espacios para educar desde las inteligencias múltiples

Archivo_000

Si echamos un vistazo a las aulas de hoy en día, y siempre desde el punto de vista generalizado, podemos observar que no hemos evolucionado demasiado en los últimos 50 años.  Desde la disposición del mobiliario en el aula que acompaña a el convencimiento de que la mejor manera de aprender es leyendo una lección del libro o escuchando al profesor en clase.

Pero todo puede cambiar si empezamos a considerar que se puede enseñar de muchas maneras distintas, y la forma de adaptar los espacios a estas formas distintas es una consideración importante a la hora de plantear nuestro aula, nuestros pasillos y nuestras zonas de descanso.

Un niño que saca dieces en clase es inteligente, pero otro que arrastra asignaturas de un año a otro no lo es.  Aunque no estemos de acuerdo con ninguna de estas afirmaciones, la historia no parece opinar del mismo modo, ya que grandes genios en su día fueron un fracaso escolar, como es el caso de Albert Einstein, Stephen Hawking, Thomas Edison, Pablo Picasso e incluso Bill Gates.

Howard Gardner, investigador, psicólogo y profesor propuso un nuevo modelo de inteligencia donde la define como la capacidad de resolver distintas situaciones difíciles buscando soluciones acertadas y siendo capaz de crear e inventar cosas nuevas.  Definió ocho tipos de inteligencias múltiples.  

Y si nos basamos en la historia de grandes genios, en las inteligencias múltiples y en la evolución de las aulas para preparar alumnos a un futuro que desconocemos ¿no deberíamos también adaptar nuestros espacios educativos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.