¡Pon en marcha la creatividad en tu aula!

Hace unos días estábamos parte del equipo de innovaespacios charlando sobre la creatividad, y reconocimos que hay muchos casos, sobre todo entre estudiantes, que tienen un bloqueo emocional que le impide desarrollar su lado creativo.
Hoy compartimos con vosotros 8 consejos que vemos útiles a la hora de promover la creatividad en nuestro aula (o en nosotros mismos!!)
1. Disfruta de una hoja en blanco
creatividad_innovaespacios-hoja-en-blanco
Muchos artistas se refieren al síndrome de la hoja en blanco como ese sentimiento de ansiedad que surge al comenzar a realizar un dibujo o a escribir, o al empezar desde cero con el desarrollo de cualquier idea nueva.
Para pasar de “miedo” a la hoja en blanco, al “disfrute”, proponemos un ejercicio de plasmar en la hoja lo que te plazca, con o sin sentido, dibujos, palabras, líneas… Trabaja lo que tienes dentro de la cabeza valiéndote de tus manos y tus ojos. ¡Tu cerebro te lo agradecerá!
Podemos utilizar como inspiración sonidos, superficies con texturas, diferentes colores, o incluso doblar/cortar la hoja. Las cosas nos se hacen bien o mal, simplemente se disfrutan
2. Genera conversaciones sobre ideas
amigos-creativo-charlar
Cuando hablamos ponemos en funcionamiento muchas partes de nuestro cerebro, y si además es algo abstracto o que hemos creado, ¡mejor todavía! Aunque una idea nos parezca muy básica, al compartirla con otras personas le daremos forma, y mediante la conversación esta idea puede creces… hasta hacerse realidad! Este es un de los puntos que aparecen en los talleres de Design Thinking que en Innovaespacios hacemos.
3. Piensa en positivo y deshazte de lo que no te deja avanzar
sonrisa
La mejor manera de desbloquear la creatividad es tomar conciencia de que queremos hacerlo, ver de cerca las ventajas que tiene dejar que el pensamiento fluya y que las ideas se organicen como por arte de magia en nuestra cabeza mediante la experimentación.
Si tenemos pensamientos negativos que no dejan que nos concentremos, es interesante hacer un esfuerzo para que estos pensamientos negativos se vayan y nos centremos en las cosas que nos hacen sentir mejor. Muchas veces el miedo a “hacerlo mal” hacer que se produzca el bloqueo. Si hacemos alguna de estas actividades el “mal” o “bien” se irá de nuestra cabeza y pasaremos a la acción.
4. Medita
ninos-meditando
 
¿Sabías que es posible no pensar en nada?
La meditación es una práctica que se está extendiendo cada vez más entre niños y adultos. Sus beneficios en cuanto a la creatividad radican en que nos llena de energía y de paz. Dedicar unos minutos al día a dejar la mente en blanco (ya sea corriendo o sentado) ayuda a que nuestros conocimientos se asienten y así seamos capaces de vincular ideas a priori sin conexión. En definitiva, nos ayuda a potenciar nuestra naturaleza creativa.
4. Disfruta de la fotografía
fotos-creatividad
Tomar imágenes de lo que nos rodea no sólo es un ejercicio de exploración si no que también nos ayuda a ver el mundo con otros ojos, encontrado detalles en lo que no repararíamos habitualmente.
Déjate sorprender con encuadres que parezcan que las cosas están al revés o que tienen un componente plástico y estético, menos figurativo. Además, estas fotografías pueden servir para luego hacer dibujos, composiciones…
5. Observa la belleza
Romescu-vegetal-fractal
Belleza llama a belleza. Si alguna vez piensas que no tienes ninguna idea, observa algo que tengas cerca e intenta extraer su belleza interna. La naturaleza es un excelente recurso para este tipo de ejercicios, un sinfín de plantas, frutas y vegetales.
¿Un tip? No sólo observamos con los ojos… y si proponemos un ejercicio de observar con los oídos? Prueba a encontrar la belleza en el sonido.
6. Cultiva un diario con ideas
ideas-creativas-innovaespacios
Aunque pensemos que vamos a recordar esa idea tan chula que se nos ocurrió en la ducha… es poco probable! lo mejor es tomar nota de lo que pase por nuestra cabeza, de lo que la gente nos cuente o lo que nos llame la atención. No sólo para recordarlo si no porque al hacer que la información pase por más de uno de nuestros sentidos afianzamos este conocimiento y tendremos más facilidad para generar nuevas ideas.
7. Visita lugares que no conozcas
ia-1491
Viajar es la mejor manera de adquirir conocimientos nuevos. Conocemos a gente, vemos lugares nuevos, y ponemos en práctica nuestros conocimientos.
No hace falta viajar lejos para descubrir cosas nuevas, seguro que en la ciudad en la que veis hay rincones que no hayas explorado… aprovecha y date el gusto de descubrirlos!
8. El ejercicio del libro
libro-paginas
Este ejercicio es muy conocido y si lo pones en práctica verás por qué:
Cuando tengas un problema que no sepas resolver coge el libro que tengas más cerca de ti. Ábrelo por un punto al azar y lee la primera frase completa que veas. Léela tantas veces como necesites hasta que te des cuenta que ahí está la respuesta que necesitabas.
¿Curioso, verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.