Una conversación cara a cara con la educación

Hablar de educación y cambio es inevitable a la hora de hablar de la gestión de una institución de enseñanza. Ya no es cuestión de modas o de tendencias: en ningún otro momento de la historia se ha hecho tan urgente asumir los retos que genera la revolución del conocimiento y que compromete a todos sus agentes: directivos, alumnos, maestros y por supuesto, la familia.
Según la Cumbre Mundial para la Innovación en la educación (WISE 2015) los sistemas educativos de todo el mundo sufrirán grandes modificaciones de aquí a 2030. La revolución tecnológica convertirá a las instituciones educativas en entornos interactivos. El profesor se convertirá en orientador del aprendizaje. La formación será para toda la vida y los alumnos serán más exigentes respecto a esta importante inversión en su futuro.
Y aunque no lo parezca, 2030 no está tan lejos. Esta revolución ya está sucediendo. Así lo hemos entendido en INNEDU, desde donde trabajamos frente a todas las caras de la educación que reflejan los momentos en los que debemos replantear cómo enfocar el año en todos los aspectos: metodología, tecnología y espacios educativos, marketing y negocios online.
Si consideras que tus alumnos requieren de nuevas formas de aprender y el espacio no está adecuado, o si deseas conectar la tecnología con la metodología educativa, si buscas aumentar el número de alumnos para el próximo curso u ofrecer planes de formación online, entonces es tiempo de tener una conversación “cara a cara con la educación”.
 
¿Cuenta tu centro educativo con los docentes formados?
La competencia digital docente es un factor a mejorar en el sector educativo, según  la mayoría de informes del sector.  El desarrollo profundo de las capacidades del profesorado en torno a las nuevas tecnologías conectadas a la metodología, determinará significativamente el futuro de los alumnos como auténticos competentes digitales. Además los centros deben asumir la innovación aplicada en las denominadas metodologías activas, así como nuevas técnicas y planteamientos didácticos. Cierto es que cada vez  más instituciones educativas españolas comienzan a adoptar estos enfoques pero muchas, no saben cómo abordarlo. ¿Ha repensado tu centro la nueva función del docente? ¿Existe una estrategia que rediseñe las actividades a desarrollar y haga que el docente promueva nuevos hábitos de pensamiento al alumno? ¿Pone tu institución al alumno en el centro de proceso de aprendizaje? Son preguntas que convendría comenzar a contestar.
 
¿Conecta tu institución la innovación tecnológica con la práctica educativa?
La pregunta es muy importante porque sólo tendrá sentido incorporar la tecnología cuando exista una verdadera aplicación didáctica que mejore significativamente el proceso de enseñanza. Se debe superar la idea de que las instituciones deben estar repletas con los últimos avances y herramientas tecnológicas, y orientar esfuerzos a integrarlas de manera coherente y eficaz dentro de los diferentes procesos de aprendizaje. Para percibir la tecnología como un facilitador y no como un problema, las instituciones educativas deben abandonar la burbuja en la que han estado encerradas hasta ahora.
 
¿Son los espacios de tu centro, los adecuados para tu proyecto educativo?
Es quizá la “cara” más desconocida del cambio educativo, pero es una pieza fundamental en el proceso de transformación: el rediseño de los espacios de aprendizaje. Esta necesidad tiene que ver con un replanteamiento profundo y con sentido de todo el entorno de influencia de la institución educativa: desde las aulas a los espacios abiertos, pasando por las zonas comunes o cualquier otro rincón aprovechable. El desafío es concebir los espacios educativos como lugares más abiertos, amplios, flexibles, luminosos, facilitadores de la comunicación y el encuentro, estimuladores de la participación activa y de la creatividad, y en concordancia con el entorno. ¿Cómo vamos a proyectar los valores de nuestra institución si no mostramos una “cara” acorde con estos desde la entrada?
 
¿Sabes cómo hacer crecer tu entidad explotando tu oferta formativa en plataformas online?  
Hoy por hoy existen muchas ofertas online e incluso gratuitas pero ¿tienen la calidad adecuada y se ajustan realmente a la formación que requieren nuestras instituciones? ¿Acompañan integralmente al equipo que coordina la formación? Para una institución educativa la formación on line significa una palanca de escalabilidad, de diversificación y de internacionalización. Una experiencia online de calidad pasa por poner al alumno en primer lugar y apostar e invertir en la experiencia de aprendizaje que tendrá que ver a partes iguales con el método, la tecnología, contenidos y por supuesto, la evaluación.
 
¿Tienes ya todos los alumnos que quieres para el año que viene? ¿Tienes el equipo adecuado para conseguirlo?
El mercado educativo es un mercado con características muy particulares que incluye épocas e hitos en el calendario que se pueden planificar con tiempo para lograr los mejores resultados. Las previsiones del sector educativo auguran que la competencia entre los diferentes tipos de centros de carácter privado será cada vez mayor. Se exigirá un nivel superior de profesionalización por parte de los equipos dedicados a la gestión del negocio y la captación de alumnos, con el fin de diseñar las estrategias convenientes para alcanzar una posición privilegiada con respecto a la competencia. ¿Tienen nuestros centros este equipo?¿Se comunica eficientemente acorde con las necesidades y metas de la institución?
 
Para abordar estas necesidades es necesario un acompañamiento. Necesitas, una conversación “cara a cara” con la educación. Estad atentos porque esa conversación podríamos tenerla más pronto de lo que imaginas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.